El incidente ocurrió cuando un vehículo arremetió a gran velocidad contra la fachada de vidrio del edificio y después se incendió.

El atacante huyó en un coche conducido por otra persona, indicó la policía, que considera que se trató de un “ataque dirigido” contra el mayor periódico holandés con casi medio millón de ejemplares de circulación diaria.

Los bomberos apagaron rápidamente el fuego, cuyas llamas llegaron a alcanzar los 14 metros de altura y causó considerables daños materiales.

“Todo apunta a que había una intención y, en mi opinión, se trata de un ataque. No nos dejaremos intimidar”, dijo el redactor jefe del diario, Paul Jansen, en un comunicado publicado en la portada de la versión digital de “De Telegraaf”, en el que aclara que hasta que no se conozca la autoría del acto no se puede determinar qué mensaje se quería enviar.