Estudiantes jugó una final en el “Coliseo”, ante el “Decano” entrerriano, y consiguió una victoria que le permite salir de la zona de descenso y sumar tres puntos para escalar posiciones. Matías Conti, en la segunda parte, puso el único gol del partido luego de un gran centro de Israel Roldán. El delantero recibió a espaldas de los centrales y definió con clase ante la salida de Lucas De León.

El equipo de Gómez trabajó el partido con tranquilidad cuando no tuvo claridad; y, cuando generó circuitos de juego en el centro del campo, lastimó y mucho a un elenco entrerriano que nunca puso en aprietos a la defensa puntana.

En el primer tiempo y con Roldán como enganche, el local mostró una versión deslucida y carente de ideas para inquietar a De León. Algún remate del “10” que no llevó peligro sobre arco y alguna corrida de Ada por la derecha fue lo mejor del “Albiverde”. Coria y Freire no entraron demasiado en juego y Estudiantes lo sintió en la primera mitad.

Ya en la segunda parte se vio la mejor versión de Estudiantes. El equipo se paró lejos de Becerra y presionó sobre la salida del visitante. Acuña por derecha y Marital por izquierda se proyectaron con criterio y siempre fueron una opción para los volantes. Freire se adelantó unos metros en el campo y esto le permitió al local más control y verticalidad. A los 8 minutos, Roldán recibió en la mitad del campo y envió un centro pasado para Conti. Impini falló en el rechazo y la pelota le quedó al “9”, que la empujó a la red. 1 a 0.