Un hombre condenado a cadena perpetua por un asesinato cometido en Florida en 1987 quedó en libertad después de 30 años preso. Fue por decisión de una jueza que, ante las dudas planteadas por las pruebas de ADN realizadas, anuló su condena, según se informó este jueves.

La Fiscalía del condado de Hillsborough (costa oeste de Florida) anunció que no pedirá un nuevo juicio, entre otras razones porque el reo, Dean McKee, tenía 16 años cuando se lo acusó del asesinato de un hombre negro en 1987.

McKee, de 47 años, lloró en la audiencia en un tribunal de la ciudad de Tampa donde la Fiscalía informó a la jueza Lisa Campbell de su decisión de retirar los cargos que pesaban en su contra.