Christian Ricobene, el gasista que había revisado las instalaciones de la escuela N°49 de Moreno apenas un día antes de la trágica explosión que provocó la muerte de la vicedirectora, Sandra Calamano y el auxiliar Rubén Rodríguez, recuperó este viernes la libertad.

Ricobene está acusado de homicidio culposo agravado y se le impidió la salida del país.

De acuerdo con la fiscal Gabriela Urrutia que entiende en la causa, Ricobene tuvo responsabilidad en la tragedia. En caso de ser hallado culpable podría caberle una pena de hasta 5 años de prisión e inhabilitación especial de entre 5 y 10 años.

Según declaró ante la justicia, Ricobene aseguró que debía ventilar el sector antes de realizar las pruebas necesarias pero que Calamano le propuso venir al día siguiente porque estaba “apurada”.