El miércoles a las 23:30, el encargado del motel “Eros” del barrio San Martín, solicitó ayuda al 911 por “una persona muerta”, sin embargo sólo se trató de una descompostura.

En uno de los cuartos había cuatro clientes de 40, 19, 18 y 16 años. El joven de 19 fue quien sufrió el problema de salud. Al verlo en tal situación, sus acompañantes comenzaron a pedir auxilio a los gritos y ello alertó al encargado.

“Quizá exclamaron “se muere, se muere”, o alguna frase por el estilo y eso se prestó a la confusión, de pensar que se trataba de un fallecimiento”, explicó una fuente policial.

Cuando llegó la ambulancia percibieron que se trató de un ataque de tipo epiléptico. Minutos más tarde, asistieron al lugar efectivos de la Comisaría 4º dado que el llamado notificó una muerte. Cuando iniciaron las averiguaciones percibieron que una de las mujeres es adolescente, por lo que intervino la Comisaría del Menor.

Luego verificaron que el hombre de 40 años tenía sustancias similares a la cocaína. Además, encontraron estupefacientes en el Volkswagen Bora en el que habían llegado.
Se cree que la salud del joven fue perjudicada en una posible mezcla de drogas y alcohol, pero aún no se ha constatado ese dato.

La Comisaría del Menor realizó las actuaciones correspondientes, mientras que el departamento de Lucha Contra el Narcotráfico se hizo cargo de la detención del hombre de 40 años. El resto de las personas fueron demoradas para efectuar los trámites de averiguación de antecedentes.