Según las primeras informaciones, la causa del siniestro fue una explosión de gas. Hay unos 50 heridos. Investigan un “acto terrorista”.

Un “artefacto no identificado” explotó en el comedor de un colegio secundario de la ciudad portuaria de Kerch (Crimea), territorio perteneciente a Ucrania que Rusia se anexionó en marzo de 2014.

Según la directora del centro docente, Olga Grebénnikova, un grupo de hombres armados irrumpió en las aulas disparando y haciendo explosionar después una bomba. El resultado provisional del atentado son 18 muertos y más de medio centenar de heridos, en su mayoría jóvenes y adolescentes.

En un primer momento, las autoridades rusas se mostraron cautas a la hora de definir lo sucedido como atentado terrorista, pero los indicios no dejaban otra posibilidad. Responsables de la Guardia Nacional fueron los primeros en emplear la palabra terrorismo en relación con la explosión de Kerch y el Comité de Instrucción ruso (SK) no contempla ahora ninguna otra hipótesis. Lo que se ignora por el momento es la autoría.