Foto: ANSL

Luego del corte del suministro, los equipos de San Luis Agua realizaron hasta horas de la tarde, trabajos de excavación utilizando la maquinaria y al personal que con paciencia siguieron la pérdida hasta encontrar el punto preciso de la falla.

“Encontramos un tramo de más de 4 metros de cañería en mal estado por lo que se decidió cambiarlo por completo para hacer una reparación definitiva”, explicó el subgerente de Planificación y Ejecución de San Luis Agua, Alejandro Catapano.

Durante la fría tarde – noche y luego de acondicionar toda la zona y extremar los cuidados para trabajar de manera segura y cómoda, comenzó la tarea de poner el caño nuevo.

“A las 6.15 y luego de trabajar durante toda la noche, terminamos el enfibrado del caño. Se cambió un caño de más de 4 metros. Ahora necesita de 6 a 8 horas de secado para que fragüe la resina que se colocó en el enfibrado. Una vez soldada comenzaremos con el proceso de relleno y compactación para posteriormente, en horas de la tarde, comenzar con las maniobras de apertura desde el dique Río Grande”, afirmó Cecilia Vallejo, gerente operativa de San Luis Agua.