Lo aseguró esta noche a través de un sorpresivo comunicado de Economía. Afirmó que la decisión de la Corte de Nueva York “imposibilita” pagarle el 30 de junio a los bonistas que entraron al canje.

El Gobierno argentino aseguró esta noche que el levantamiento de la medida cautelar, resuelto esta tarde por la Cámara de Apelaciones de Nueva York, impide el próximo pago de la deuda a los acreedores que ingresaron al canje, previsto en esa ciudad estadounidense para el 30 de junio.

A través de un sorpresivo comunicado, el Ministerio de Economía expresó que la resolución “imposibilita así el pago en Nueva York del próximo vencimiento de la deuda reestructurada y muestra la inexistencia de voluntad de negociación en condiciones distintas a las obtenidas en la sentencia dictada por el juez Griesa”.

El texto se dio a conocer apenas unas horas después de un encuentro en Nueva York entre representantes argentinos y de los fondos buitre. Asimismo, expresa que la Argentina “lamenta la decisión adoptada en el día de la fecha por la Cámara de Apelaciones del Segundo Circuito de los Estados Unidos” que deja sin efecto la suspensión (“stay”) de las medidas cautelares “pari passu” dictadas por Griesa, en el marco de la sentencia en favor de los fondos buitre.

En ese sentido, la cartera conducida por Axel Kicillof explicó que “las órdenes “pari passu” le impiden a la Argentina efectuar el próximo 30 de junio el pago de los cupones de deuda en cumplimiento a sus acreedores reestructurados a menos que, en simultáneo, pague la totalidad de lo reclamado por los fondos
buitre”, cifra que según cálculos del Ministerio, ascendería a 15.000 millones.

Por último, el Palacio de Hacienda enfatizó que Argentina “reitera la voluntad de pago a sus acreedores reestructurados” al recordar que el país “siempre ha ofrecido pagar bajo las mismas condiciones y en concordancia con la ley del país”.