El seleccionado galó venció a Croacia en la final de Rusia 2018 y alcanzó otro título, a 20 años de su primera consagración.

Uruguay, Argentina, Italia, Checoslovaquia, Hungría, Brasil, Suecia, Inglaterra, Alemania, Holanda, Francia y España. Hasta 2018 eran apenas doce de las 211 federaciones afiliadas a la FIFA que pudieron disputar una de las 19 finales de Copa del Mundo. En Rusia 2018 se sumó Croacia.

Con Croacia, son 13 los que disputaron el partido que paralizó al planeta. El primero fue uno de los dos disputados por dos sudamericanos. Argentina cayó ante Uruguay. Hubo otra final entre afiliados a la Conmebol aunque técnicamente no fue tal porque Uruguay y Brasil en 1950 definían un cuadrangular en el que el local se consagraba campeón sólo con un empate. Obdulio Varela opinó lo contrario, dijo “los de afuera son de palo” y hubo “Maracanazo”.

Hay un país que no podrá repetir. Checoslovaquia, finalista en 1934 y 1962 ahora es Checa y Eslovaquia. Recorrido distinto al de Alemania que participaba como Federal hasta la caída del Muro de Berlín y se unificó desde Estados Unidos 1994.

Con más finales ganadas está el pentacampeón Brasil seguido por Italia y Alemania. Con más perdidas está Holanda con cuatro seguida por Holanda y Argentina con tres. Con 100% de efectividad están Uruguay (1930), Inglaterra (1966) y España (2010) que fue el único que ganó su primera final como visitante en Sudáfrica.

Con la goleada de Francia sobre Croacia, los galos llegaron a dos títulos entres finales disputadas (en 20 años).