El Papa se refirió así a las declaraciones hechas días atrás por una monja, quien denunció que en Siria bandas musulmanas extremistas crucificaron a cristianos.

Francisco confesó hoy que lloró al leer que varios cristianos fueron crucificados en los últimos días, a raíz de la persecución en “un país no cristiano” que no mencionó pero que es Siria, según la denuncia que hizo una monja.

En su homilía de la misa cotidiana que oficia en la Casa de Santa Marta en el Vaticano, donde se aloja, el Papa argentino hizo referencia al Evangelio y a la persecución de los primeros cristianos. “También hoy vemos gente así, que en nombre de Dios mata y persigue”.

La hermana Raghida, una monja que estuvo en Siria, donde se combate una sangrienta guerra civil con violentos enfrentamientos religiosos por parte de grupos extremistas ultraislámicos, denunció días atrás en los principales medios de comunicación italianos, que en pueblos ocupados por bandas musulmanas extremistas, hubo cristianos que fueron crucificados.

La horrorosa práctica al parecer prosigue. Jorge Bergoglio señaló en el sermón que actualmente “hay muchos” cristianos que son perseguidos. “Existen países en los que vas a la cárcel solo por llevar el Evangelio.

El Papa destacó que en la historia muchos cristianos muestran su alegría, “su felicidad por haber sido juzgados dignos de padecer ultrajes en nombre de Jesús”. Agregó que “al Señor no le preocupa cuantos lo siguen”.

También hoy “hay patrones de las conciencias”, dijo Francisco, pero en los cristianos debe prevalecer “la alegría del testimonio”