El papa Francisco lamentó este viernes los “momentos difíciles a nivel político, social y económico” en Latinoamérica, al tiempo que convoco a los países de la región a “aunar esfuerzos para hacer frente al fenómeno de la emigración” y aseguró que “los de menos recursos” son los primeros en notar “la corrupción”.

“Algunos países están atravesando momentos difíciles a nivel político, social y económico”, aseveró este viernes el Pontífice al recibir en el Vaticano a una delegación del Instituto Ítalo Latinoamericano (IILA), en ocasión de su 50mo. aniversario.
“Los ciudadanos que tienen menos recursos son los primeros en notar la corrupción que existe en las distintas capas sociales y la mala distribución de las riquezas. Sé que muchos países trabajan y luchan para lograr una sociedad más justa, promoviendo una cultura de la legalidad”, agregó ante los representantes del organismo conformado por Argentina, Italia y otros 19 países de la región.

Durante su discurso, y luego de recibir esta mañana en el Vaticano al presidente de la Pastoral Social argentina, monseñor Jorge Lozano, Francisco lamentó que “la actual crisis económica y social ha golpeado a la población y ha hecho que crezca la pobreza, la desocupación, la desigualdad social, como también que se explote y se abuse nuestra casa común”.