El papa Francisco volvió a pedir perdón por todo tipo de abuso de poder por parte de miembros de la Iglesia católica y todas sus instituciones.

“Pedimos perdón por el tiempo que pasó sin que se mostrara compasión con los supervivientes [de abusos sexuales]”, dijo el papa durante una misa oficiada ante unas 500.000 personas en Dublín.

“Pedimos perdón para las personas responsables en el seno de la jerarquía eclesial que no presentaron cargos contra este tipo de abuso”, afirmó el jefe de la Iglesia católica.

Poco antes de comenzar la misa, el arzobispo de Dublín, Diarmuid Martin, había reconocido que “hay personas que han sido heridas en la profundidad de su ser por clérigos” y que “su fe ha sido puesta a prueba”.