Un repartidor de Pizza de Kentucky, Estados Unidos, fue condecorado por la Policía luego que ayudara a liberar a dos niñas que eran abusadas por su padre.

Mark Buede fue a entregar una pizza en el Motel Catalina de Lexington. El empleado de Papa John’s vio a una niña desnuda cuando el sujeto abrió la puerta para recibir la comida.

“No sabía qué estaba pasando, pero sabía que algo estaba mal en esa habitación”, dijo Buede al Lexington Herald-Leader. El hombre fue de vuelta a su auto y desde allí llamó a las autoridades. Los agentes encontraron a dos niñas escondidas al llegar a la escena. La investigación concluyó que el sujeto abusaba sexualmente de sus hijas.

Buede fue condecorado por la Policía de Lexington junto a los agentes Corey Sutton, Zakary Ridener, y William Phillips, quienes llevaron el caso.