Los cuerpos carbonizados de 26 personas fueron encontrados hoy en una casa en Mati, costa oriental de la región de Ática, con lo que se elevó a 74 la cifra de muertos causados por los incendios que azotan a Grecia. La escena es devastadora: se cree que eran miembros de una misma familia, entre los que se encontraban varios chicos. Fueron hallados abrazados en grupos, “en un último intento por protegerse”, contó el rescatista Vassilis Andriopulos.

La noticia no hace más que agravar una situación desoladora. Al parecer, el grupo familiar no logró llegar al mar para protegerse del incendio, estimaron los bomberos. Si bien ya consiguieron controlar las llamas en Ática, en la región de Kineta, ubicada unos 40 kilómetros al oeste de Atenas, aún seguían muy activas.