El Manchester City dispone de una plantilla de calidad que lo lleva a ser el gran candidato a quedarse con el título de la Premier League. También está en carrera en la Champions League (disputará los octavos de final ante el Basilea), en la Copa de la Liga inglesa (semifinales ante el Bristol City) y FA Cup (tercera ronda ante Burnley).

Pero su entrenador, uno de los más destacados a nivel mundial, está descontento por el calendario que obliga a sus dirigidos a presentarse cada dos o tres días y muchas veces los lleva a sufrir lesiones.

“Vamos a matar a los jugadores. Creo que la federación, o los que sean los jefes, deben reflexionar. No es normal jugar el 31 de diciembre y el 2 de enero”, disparó en conferencia Josep Guardiola, luego del último triunfo ante el Watford por la Premier League.

La estadística marca que los Ciudadanos disputaron 10 partidos en los últimos 30 días, incluidos ocho por la liga doméstica, uno por Champions y otro por copa nacional. “Sé que el show debe continuar y da igual quién esté, pero no es algo normal. Nos hacen muchos controles antidopaje, pero no controlan el resto de las cosas. Y deben hacerlo”, opinó.

El disparador de sus declaraciones fue la lesión de una de sus figuras, el brasileño Gabriel Jesús, quien seguramente esté más de un mes afuera de las canchas. Pep continuó ante la prensa: “No protegemos a los jugadores y todo el mundo está aquí por ellos. No están ni por mí, ni por vosotros (los periodistas), ni por nadie. La gente quiere ver la actuación de los futbolistas”.