Sonia Molina ratificó sus acusaciones contra la periodista Heit y el pastor Olivera en la primera jornada del juicio oral.

Sonia Molina, la mujer que denunció haber estado tres meses cautiva en la casa de la periodista Stefania Heit y Jesús Olivera, aseguró esta mañana que fue abusada “tantas veces” que no recuerda la primera y que los sometimientos eran “abusos carnales, oral y anal”.

Además, al declarar en la primera jornada del juicio, Molina dijo que durante su encierro le dieron de comer “polenta con alimento para perros” y que en una oportunidad Olivera la obligó a comer “excremento de perro”.

Por otra parte, aseguró hoy que durante su cautiverio en la casa de la periodista y su marido, el pastor Jesús Olivera, en Coronel Suárez, la quemaron en una mano y que Olivera le pegaba y su mujer presenciaba los castigos “pero no hacía nada”.

“Me habían quemado en la mano. Me pegaba Olivera. Heit me pegó una sola vez, presenciaba los castigos y no decía nada. Hacían como que yo era una loca y que estaba como endemoniada, que me golpeaba sola. Supuestamente me golpeaban para sacarme al demonio”.

Molina recordó durante la audiencia cuando conoció a Olivera en 2009. “(Olivera) se había presentado como pastor en la casa de mi hermana en Río Colorado”, dijo. Y agregó que en poco tiempo la convenció para que le entregue dinero para crear una congregación, que primero lo hizo personalmente y “últimamente” a través de una empresa de correo postal “a nombre de Heit”.
“Cobré 22 mil pesos en cheques y los entregué en forma personal a Olivera, para que sea destinado a lo que iba a ser la congregación”, explicó.
A poco de ingresar a los tribunales bahienses, Molina hizo declaraciones a C5N y expresó: “Lo menos que puedo esperar es una condena contra estas personas”. Y añadió que, a su criterio, Heit y Olivera comparten “la misma responsabilidad” en cuanto a lo que le hicieron a ella. “Quiero que esto empiece y termine y que se haga Justicia”, concluyó.
Heit y Olivera comenzaron a ser juzgados hoy en el Tribunal Criminal N° 1 de Bahía Blanca. Están acusados de reducir a la servidumbre, estafar y causar lesiones graves a Molina.