El plantel de River disfrutó hoy de otro contacto cercano con unos 500 hinchas, que durante toda la semana hicieron guardia en su concentración de la ciudad neuquina de San Martín de Los Andes, y pudieron presenciar de un entrenamiento abierto para ver de cerca a sus ídolos.

Así, en su último día y como retribución a aquella recepción histórica con más de 20 mil personas a su desembarco en Chapelco, los dirigidos por Marcelo Gallardo abrieron la práctica matutina en forma sorpresiva.

Esas 500 personas presenciaron la práctica pese a la temperatura de apenas siete grados -y una sensación térmica todavía menor-, junto a una llovizna intermitente que complicaba aún más el panorama.

Los fanáticos, de igual forma, aplaudieron, vitorearon y hasta cantaron los típicos temas de la hinchada «millonaria», que dieron paso a un emotivo momento.

Es que cuando tuvieron que retirarse, los hinchas empezaron a cantar «gracias por esta alegría de ganarle a Boca, de salir campeón», y los jugadores se pusieron de frente a ellos para retribuir con un aplauso grupal.