La Directora de Derechos Humanos, Ana María Garraza, celebró el hallazgo del nieto recuperado número 119 y pidió al gobierno que asume el próximo 10 de diciembre “claridad en cuanto a las políticas de derechos humanos”. Garraza dijo que “Tuvimos la felicidad de la recuperación de identidad del nieto 119. El caso tiene la particularidad de contar con la mamá con vida, porque la mamá de Mario, así es su nombre, es tucumana y estuvo durante dos años en un centro de detención clandestino; durante el tiempo de cautiverio dio a luz a ese bebé que ya tiene 38 años. No es el primero, sino el sexto nieto recuperado que se restituye a su familia con alguno de los padres vivos. Lo que nos preocupa es qué va a hacer el nuevo gobierno con el juzgamiento a los genocidas, cuando hace pocos meses Mauricio Macri dijo que los derechos humanos eran un curro”.

Respecto al juicio que la Justicia Federal instruye contra el represor Luciano Benjamín Menéndez, Garraza dijo que: “Menéndez era durante la última dictadura cívico-militar, el responsable del Tercer Cuerpo de Ejército. Han pasado las audiencias donde las querellas, representando a la Asamblea Permanente por los Derechos Humanos ya hicieron sus alegatos. El Ministerio Público Fiscal también realizó su alegato y en la audiencia de hoy miércoles, a las 17 horas, comenzarán los alegatos de la defensa a cargo del Defensor Oficial de la Provincia de Mendoza”.

“Estos juicios tienen todas las garantías que la Constitución dicta y los acusados de delitos aberrantes, como secuestro, detenciones y apremios ilegales, violaciones, apropiaciones, asesinatos y desapariciones forzadas, tienen un juicio justo, derecho a la defensa, un juez natural, todo lo que ellos no respetaron”.

“Menéndez ha hecho uso de la palabra y ha ratificado lo dicho en los otros juicios; recordemos que tiene 11 cadenas a reclusión perpetua. Menéndez ratifica su postura ideológica, política y metodológica, diciendo que lo que se hizo estuvo bien porque las fuerzas armadas respondieron a una agresión”.

“Hay un concepto que él plantea en sus palabras del otro día y es que jamás se pueden considerar estos delitos como de lesa humanidad porque no fueron realizados contra población civil. La pregunta es ¿habrá estado armado o en actitud beligerante este nieto número 119 cuando nació? Y sin embargo sufrió ele secuestro, la apropiación y el robo de su identidad”.

Continuidad de las políticas de DD HH

Respecto al cambio de gobierno y a la continuidad de las políticas de juzgamiento a los genocidas, Garraza dijo que “Existe preocupación en sobrevivientes, en organismos de DD HH, en los familiares y en una buena parte de la sociedad argentina porque no hay claridad en el nuevo gobierno respecto a las políticas de derechos humanos”.

“El problema no pasa por que se diga que los juicios van a continuar, o que el presidente de la Corte también lo garantice. No hay claridad respecto a qué va a pasar con la Conadi, tampoco qué recursos humanos y económicos le van a destinar a los espacios de la memoria, y también que importancia se le va a dar al impulso a las políticas de recuperación de identidad”.

“Estela de Carlotto lo planteó públicamente y aún no hay respuesta por parte de un gobierno que no hace muchos meses, su representante y hoy presidente electo, dijo que las políticas de DD HH eran un curro”.

“Esto no es pasado, es presente, porque en la medida que la sociedad argentina todavía no pueda recuperar a todos los bebés robados durante la dictadura, o que muchas familias no tengan el derecho al duelo frente a los restos de sus familiares desaparecidos, y en la medida que no haya condena a todos los responsables, militares y civiles involucrados, los organismos de derechos humanos no van a cesar en su reclamo de memoria, verdad y justicia”.