Gimnasia festejó en los penales. Fue más efectivo y certero y así volvió a sorprender, eliminando a River nada menos después de haber sacado a Boca, y llegando a la final del jueves próximo frente a Central en Mendoza. Silva, Licht, Hurtado y Guanini anotaron en la tanda de cinco; mientras que Armani frenó el disparo de Ayala. Pratto arrancó la serie de River, picando el balón y estrellándolo en el travesaño. Luego acertaron Ponzio, Martinez, Borré y el pibe Alvarez. En la siguiente ronda, Guiffrey convirtió y Maidana remató desviado.

A esta altura ya no conviene escribir que Gallardo sorprende con alguna formación inicial: nunca hace lo que se presume. Se pensaba que no iba a probar el esquema con cinco volantes que tenía pensado incluir en la final ante Boca porque contaba con Borré, suspendido en la Libertadores. Pero el Muñeco tomó el duelo ante el Lobo como el último gran ensayo.