El local, que sigue comprometido con el promedio, ganaba y se trepaba a la punta. Pero Cardozo puso el 1-1 a 10 minutos del final para los de Flores, que terminaron el partido con nueve jugadores.

De opuestos se alimenta durante estos días Godoy Cruz, que tan cerca estuvo de la victoria y la punta como quedó ahora de los puestos de descenso. El conjunto mendocino igualó 1 a 1 en el estadio Malvinas Argentinas con el alicaído Vélez, que venía de ser eliminado de la Copa Libertadores por Nacional de Paraguay, con lo que se ubica a un punto de Gimnasia, puntero del Torneo Final, pero también a dos unidades de Atlético de Rafaela, que ocupa el antepenúltimo escalón en la tabla de promedios.

Por la necesidad de puntos y por el estilo que ha sido su sello desde la llegada de Jorge Almirón, no llamó la atención que el local saliera a buscar de entrada. Antes de que se completara el primer minuto de juego, el local ya había tenido su primera aproximación clara, con un mano a mano que Sebastián Sosa le ganó a Facundo Castillón.

La diferencia entre un equipo un equipo ambicioso y dinámico y otro que no logra salir de la meseta por la que transita desde hace algunos partidos se plasmó en la red a los 9 minutos: José Luis Fernández corrió 30 metros con la pelota sin que algún rival lo atorara y cuando encontró el hueco, sacó el latigazo que se clavó contra el palo izquierdo.

Los mendocinos hicieron méritos durante el primer capítulo para justificar y estirar su ventaja. Las más claras fueron un remate al travesaño de Castillón y un mano a mano de Fernández, que aprovechó los huecos que dejaba la defensa visitante, pero perdió con la mano izquierda de Sosa. Vélez, que levantó su rendimiento en el último cuarto de hora, apenas avisó con un disparo desviado de Héctor Canteros, tras pase profundo de Lucas Pratto.

En el arranque del complemento, Fabián Cubero vio la roja por un codazo sobre Gonzalo Castellani. Pese a la desventaja numérica, la visita se adelantó en el campo, en parte favorecido porque Godoy Cruz apostó por replegarse y contragolpear. Sin claridad pero con empuje, el equipo de José Flores lo fue arrinconando y después de un par de avisos de Canteros y Jorge Correa, llegó a la igualdad a diez minutos del final: Yamil Asad le puso un pase magistral de primera a Canteros, que se metió en el área y puso un centro para que Facundo Cardozo, en el segundo palo, sentenciara de cabeza.

El cierre fue vibrante. El Fortín se quedó con nueve jugadores por la expulsión de Roberto Nanni (había reemplazado a Correa), por un exceso verbal, y el local fue por el triunfo. En tiempo de descuento lo tuvo Castillón, pero definió mal ante Sosa. En la contra, pudo ganarlo Leonardo Villalva para Vélez, pero lo atoró Carranza. Y en la última, Sosa le sacó un cabezazo a Nicolás Sánchez que tenía destino de red. Así, el empate terminó convenciendo mucho más a los de Liniers que a los mendocinos, que no tienen tregua en su lucha por mantener la categoría.