El delincuente más famoso de la Argentina habló por primera vez tras su liberación. “A mí me hicieron mala fama, pero nunca lastimé a nadie”, dijo.

A pocas horas de recuperar su libertad, Luis “El Gordo” Valor hizo sus primeras declaraciones. Fue uno de los íconos de la delincuencia argentina en la década de los 90 por sus robos a bancos y camiones blindados. “Ahora hay que cuidarse de los narcos y de los que te matan por nada, para robarte dos mangos”, dijo en una entrevista con el periodista Rodolfo Palacios.

Valor asegura que se retiró definitivamente de la delincuencia y que de ahora en más quiere una vida en paz junto a su mujer. “A mí me hicieron mala fama, pero nunca lastimé a nadie. Me han cargado hasta robos que no cometí”, declaró.

Valor recibió el beneficio de la libertad asistida, a seis meses de que se cumpiera una condena de 7 años a la que había llegado tras un juicio abreviado.

“En la cárcel yo vivía con disciplina. No voy a delinquir más. Quiero disfrutar de mi esposa Nancy, que estos últimos cinco años se bancó de todo. Es conmovedor lo que hizo por mí. Quiero disfrutar los días con ella. Volver a dormir a su lado. Lejos de todo lo malo”.

Y agregó: “Lo único que me importa es vivir bien, al lado de mi mujer, disfrutar de mis hijos, de la libertad. No quiero volver a la cárcel. Voy a luchar día a día para no volver”.