Dos motos de la Policía, todas las mañanas marcan el ritmo de los que llegan a la ciudad de San Luis, desde Juana Koslay por la Santos Ortiz, y desde La Punta por la ruta 147.

San Luis fue una de las siete provincias que el lunes arrancó el ciclo lectivo 2018. Eso generó que las  calles y las escuelas se llenen de vida un año más, pero también volvió el caos vehicular. Teniendo eso en cuenta, la Policía implementó un innovador operativo por el cual dos motos “lideran” al grupo de automovilistas, marcándoles el ritmo (van a la máxima permitida), con el fin de evitar accidentes de tránsito.

El “Operativo de Tren Controlado” se lleva a cabo desde el comienzo de la semana, todos los días entre las 7:15 y las 8:15 en dos puntos sensibles en cuanto al intenso tráfico y los recurrentes choques accidentales. Una zona es la usada por los que vienen a la ciudad capital desde Juana Koslay, y es el tramo de la avenida Santos Ortiz, entre el Viaducto del Portezuelo (intersección con ruta 147) y la avenida Lafinur. Pero también la Policía hace foco en los que llegan desde La Punta y los barrios cercanos a la 1ª, 2ª y 3ª Rotonda. Por eso también lo implementan en la ruta 147, entre el Puente Favaloro (cruce con ruta 3) y el Viaducto del Portezuelo.

“La finalidad de este operativo es que no se excedan los límites, mantener un tren controlado de velocidad, para los que ingresan en la ciudad dentro de los horarios pico. Lo que pasa es que la gente sale tarde de su casa, y quieren llegar a la ciudad a alta velocidad”, indicó el subjefe de la Policía de San Luis, Claudio Latini, y agregó: “Durante esta época que empiezan las clases, nos ha pasado que se ocasionan una gran cantidad de accidentes. Entonces de esta forma se controla el tránsito para evitarlos”.

La máxima permitida en ese tramo de la Santos Ortiz es de 80 kilómetros por hora, mientras que en el de la ruta 147 es de 60. A ese paso la Policía quiere que circulen todos, y para eso hay que marcar el ritmo.

Fuente: El Diario de la República