El ex entrenador de Boca, Gustavo Alfaro, se despidió hoy de la institución a través de una emotiva carta en la que se mostró «dolorido» por no haberle dado la Copa Libertadores al hincha.

«Tengo la sensación de habernos quedado a mitad de camino en un proceso. Nos pusimos al frente de un plantel que se encontraba con su orgullo dañado, pero dispuesto a ofrecer su corazón como lo marca su historia», redactó.

En una misiva difundida por la cuenta @La12tuittera, Alfaro afirmó: «No tengo dudas que este plantel de HOMBRES en las próximas siete fechas le pondrá una estrella más a ese escudo plagado de ellas».