El actual entrenador de la Reserva estará acompañado por Ariel Ortega. El plantel parte mañana para enfrentar el sábado a Boca.

Mientras en el Monumental nadie salía del asombro, desde una de las computadoras de la oficina de prensa partía un comunicado en el que se informaba que hoy Gustavo Zapata se hará cargo del plantel interinamente. Claro, porque esta tarde River se entrenará pensando en el Superclásico del sábado ante Boca, en México, hacia donde partirá mañana. Pero el entrenador de la Reserva no estará solo. A su lado, se sentará Ariel Ortega, el ídolo jujeño, que a principios de este año empezó a trabajar en el club como coordinador del equipo que dirige el Chapa.

No será la primera vez que Zapata se haga cargo de la Primera. Ya sucedió. Y en un partido oficial. Fue por la 18ª fecha del Inicial 2012, luego de que Matías Almeyda fuera despedido. Ese encuentro, River lo ganó 1 a 0 con gol de Rodrigo Mora de cabeza y desde una de las plateas, Ramón Díaz siguió atentamente las acciones. Luego, el riojano se hizo cargo del equipo.

Ahora, la situación es al revés. Zapata se pondrá al frente del conjunto que deja Díaz para dirigir el amistoso frente a Boca. Está claro que no habrá ningún saludo de despedida entre ellos, ya que no tienen relación desde los tiempos en que jugaron juntos en el Yokohama Marinos de Japón. Y en este año y medio en el que convivieron bajo el techo de Núñez, casi que no se dirigieron la palabra.

Pensando en el Superclásico, Zapata tendrá que definir, por ejemplo, quién será el reemplazante de Fernando Cavenaghi. El Torito comenzó la recuperación de su pie derecho y no jugará. Igualmente, formará parte de la delegación que viajará a México, dado que su presencia fue pactada en el contrato que firmó la dirigencia con los organizadores. Otro que no podrá jugar es Jonatan Maidana, quien está desgarrado. Su lugar seguramente será ocupado por Germán Pezzella, el héroe de San Luis. En tanto, Giovanni Simeone se sumó como sparring a la Selección argentina.