Piratas informáticos aseguraron que hackearon al banco Cayman National Bank de la Isla de Man, robaron dinero, documentos y correos electrónicos confidenciales de miles de clientes, pero además impulsaron la publicación de datos confidenciales.

Los piratas, indican las informaciones que proceden del exterior, ofrecen una recompensa de 100,000 dólares para quien haga lo mismo contra empresas que podrían conducir a la divulgación de documentos en interés público.

De hecho, un sitio web de ciberactivismo comenzó a publicar copias de los servidores del banco y los expertos opinan que podría ser la filtración más explosiva desde los Papeles de Panamá, conocida en 2016.

El robo se lo atribuye el mundialmente famoso hacker (o grupo de hackers) «Phineas Fisher» (conocido también como «HackBack»), revela Infobae.com en Buenos Aires.