De visita en Shangai, el presidente Putin lo anunció junto a su par Xi Jinping. Ocurre en medio de diferencias con EE.UU. y Europa por la crisis ucraniana.

Tras casi una década de negociaciones y en plena visita de Vladimir Putin a Shangai, China y Rusia cerraron hoy un histórico y multimillonario acuerdo para suministrar gas natural ruso al país asiático.

El acuerdo fue cerrado por el consorcio gasístico ruso Gazprom y la Corporación Nacional de Petróleo de China (CNPC) y fue anunciado en una ceremonia en la que participaron Putin y su par chino, Xi Jinping, anunció la agencia oficial Xinhua.

En virtud del acuerdo, Gazprom suministrará 38.000 millones de metros cúbicos de gas natural anualmente a la segunda economía mundial a partir de 2018 y en los siguientes 30 años. El anterior, China consumió unos 170.000 millones de metros cúbicos de gas natural, año procedente, sobre todo, de Asia Central.

Por el momento no ha trascendido el precio de venta, una de las principales causas de la demora de unas negociaciones que comenzaron hace casi diez años, aunque se estima que oscila alrededor de los 400.000 millones de dólares.

Según los expertos, Gazprom buscaba obtener un precio de 400 dólares por 1.000 metros cúbicos de gas, con sus contratos en la Unión Europea (UE) como punto de referencia, mientas China ofrecía entre 350 y 360 dólares por esa cantidad, basándose en sus importaciones de Asia Central.

Xi Jinping y Putin abogaron ayer, tras el encuentro que mantuvieron en Shanghai, por una “completa asociación de cooperación energética”.

El contrato fortalece a Rusia al diversificar sus exportaciones hacia su vecino asiático cuando se enfrenta a sanciones económicas por parte de EE.UU. y Europa por su actuación en la crisis ucraniana.