Fue 0-0 ante Talleres como visitante en un partido que contó con muchas jugadas de gol. El equipo de Kudelka tiene 61 puntos y quedó a dos del Rojo, que si vence a Instituto y los de Parque Patricios empatan o pierden con Unión, subirá.

Huracán dejó pasar la chance en Córdoba e Independiente tiene el ascenso más cerca que nunca. Los de Kudelka igualaron 0 a 0 con Talleres y, si en la próxima fecha no derrotan a Unión, los de De Felippe pueden asegurarse el regreso a Primera si vencen a Instituto en Córdoba, el domingo a las 21.30.

Las victorias ante Douglas Haig en Pergamino y ante Defensa y Justicia como local le habían permitido a Independiente superar a su rival de la próxima jornada y volver a los puestos de ascenso, con 63 puntos, uno más que los cordobeses y tres más que Huracán, que contaba con un encuentro menos. Ahora, con la igualdad de los de Parque Patricios, Independiente ocupa en soledad el tercer puesto, el último que da un ascenso a Primera, cuando quedan dos fechas por jugarse.

Huracán no pudo quebrar a un descendido Talleres. Terminó 0-0 luego de desperdiciar un montón de situaciones claras de gol y de ser presa del nerviosismo: al término del primer tiempo Pity Martínez y Wanchope Abila casi se agarran a trompadas.

El partido fue de ida y vuelta: con Talleres jugando por su dignidad y Huracán desesperado por el gol que necesitaba para alcanzar al Rojo. Pero ninguno tuvo precisión para definir. Gonzalo Klusener falló un mano a mano increíble para el local y a los 42, Pity Martínez desbordó por izquierda y definió rápido sin levantar la cabeza para observar a Wanchope Abila, que entraba solo por el medio. Se insultaron y se fueron al vestuario desafíandose a pelear.

En el segundo tiempo, los de Kudelka aceleraron y pusieron en aprietos al local con los ingresos de Villafáñez y Milano. Pero Talleres, de contra, y con un Pavón muy veloz, amenazaba con destrozar los sueños del Globo. La más clara para la visita fue de Abila que recibió un centro de Martínez y definió incómodo de derecha. Increíble. Después, Pavón lo tuvo tres veces, pero siempre equivocó el último toque. Al final fue 0-0.