El atacante del Puente de Londres que ayer asesinó con un cuchillo a dos personas e hirió a otras tres había sido liberado el año pasado después de haber cumplido una pena por delitos de extremismo.

El jefe de la Policía Antiterrorista de Londres, Neil Basu, dijo que Usman Khan, de 28 años, asistía a un programa de educación para ex prisioneros y agregó que el supuesto chaleco bomba que usaba era un «dispositivo explosivo falso».

Agregó que están tratando el caso como un «ataque terrorista» y que no están buscando activamente a otros sospechosos porque creen que Khan, quien fue abatido por la Policía, actuó solo.

Fuentes de Salud informaron que uno de los heridos está en condición crítica aunque estable mientras que otro se encuentra estable y el tercero tiene lesiones menos graves.

El ataque pone en una disyuntiva al gobierno y a los servicios de Inteligencia británicos.

Khan fue condenado en 2012 por delitos de extremismo y liberado en diciembre de 2018 «bajo licencia», es decir que debía cumplir con ciertas condiciones para no volver a la prisión, entre ellas el programa de educación.

Algunos medios británicos informaron que llevaba una pulsera electrónica en el tobillo, aunque ninguna fuente del gobierno lo ha confirmado.

El primer ministro, Boris Johnson, recordó que él había «argumentado durante mucho tiempo» que era un error «permitir que los delincuentes graves y violentos salieran de la cárcel antes de tiempo».

Khan fue condenado como parte de un grupo que planeaba atentados a sitios importantes como el Parlamento y la Embajada de Estados Unidos, algo que él negó y admitió un cargo menor de interesarse en conductas para la preparación de un acto de extremista.

El atentado ocurrió a menos de dos semanas de que el Reino Unido celebre elecciones nacionales y los principales partidos decidieron suspender la campaña en Londres como señal de respeto a las víctimas.

La jefe de la Policía Metropolitana (MET), Cressida Dick, dijo que recibieron una llamada justo antes de las 14 hora local (11 hora de Argentina).

Testigos del hecho relataron que un hombre con un cuchillo fue derribado por transeúntes en el puente antes de que llegara la Policía y lo matara a tiros.

Una mujer que estaba a bordo de un colectivo relató a la cadena de noticias CNN que vio a la policía luchando con un hombre y luego escuchó los disparos.

Agregó que en un momento el hombre se quitó el abrigo y dejó ver lo que parecía un chaleco explosivo y que la policía, al verlo, retrocedió rápidamente.

En tanto, el alcalde de la ciudad, Sadiq Khan, halagó el «impresionante heroísmo» de las personas que «literalmente corrieron hacia el peligro sin saber a qué se enfrentaban».

A principios de este mes, funcionarios de Seguridad habían rebajado el nivel de alerta de terrorismo en el país de «severo» a «sustancial», es decir que un ataque se considera «probable» en lugar de «altamente probable».

El ataque ocurrió a pocos metros del sitio en el que en junio de 2017 una camioneta atropelló a los peatones que circulaban por el puente, en un ataque que dejó ocho muertos y 48 heridos.