Foto: web

Los incendios forestales se reavivaron en la zona de exclusión de Chernobyl y la región de Zhitomyr lo que provocó que este viernes Kiev, la capital de Ucrania, amaneciera bajo una espesa humareda y registrando un récord de contaminación en el aire.

Por este motivo, la administración de la ciudad, que cuenta con tres millones de habitantes, pidió a los habitantes de Kiev que se resguarden en sus casas y mantengan las ventanas cerradas.

“El fondo de radiación en la capital está dentro del rango normal, a 0,14 microsievert (con la norma 0,30). Según los datos del observatorio geofísico, se ha registrado un exceso de formaldehído y dióxido de nitrógeno”, expresa el comunicado.