Microsoft probó con éxito el primer centro de datos submarino, a un kilómetro de la costa de California. El objetivo es ahorrar varios millones en logística y en la cuenta del aire acondicionado.

La división de Microsoft que investiga la posibilidad de establecer centros de datos en los océanos acaba de terminar una etapa de prueba. El testeo comenzó en agosto de 2015, cuando sumergieron la cápsula “Leona Philpot” (nombrada como el personaje del juego Halo) a un kilómetro de la costa de California, en los Estados Unidos. Ahora la “pescaron” y comenzarán a procesar la información que recolectó.

Ingenieros de Microsoft posan junto al centro de datos acuático que sumergieron en el Pacífico, cerca de la costa de California.

Ingenieros de Microsoft, junto al centro de datos acuático que sumergieron en el Pacífico.

El proyecto se llama Natick, es creación de la división New Experiences and Technologies de Microsoft, y su objetivo es crear data center submarinos. Con una tecnología de este tipo, la empresa ahorraría varios millones en mantenimiento, en logística y en la cuenta del aire acondicionado. Además, podría acercar los centros de datos a los usuarios finales, lo que podría traducirse en un menor tiempo de latencia.

 

El prototipo que se desplegó es una cápsula con un rack de  servidores y cables de fibra óptica que la conectaban con el continente. Con el tiempo, se espera que puedan funcionar por al menos cinco años sin necesidad de mantenimiento, que generen su propia electricidad y no dañen al lecho marino.