Los residentes de Crêts-en-Belledonne, un pequeño poblado francés al pie de Los Alpes inscribieron simbólicamente a quince ovejas, para evitar el cierre de una de las escuelas.

Los alumnos «Saute-Mouton» (Salta carnero), «Baaaaah-Beast» (onomatopeya de balidos) y «Panurge» (aborregarse), entre otros, fueron integrados a las listas de la escuela.

La escuela había sido informada en marzo que una de sus once clases probablemente cerrará en septiembre, con el comienzo del nuevo curso, tras una leve caída en la matriculación, de 266 a 261 alumnos.

Este martes, un granjero local ingresó a la escuela con unas cincuenta ovejas y su perro, y quince de los lanares (con sus partidas de nacimiento en regla) fueron inscritos en presencia de alumnos, padres y maestros.

Gaëlle Laval, miembro de una asociación de padres y una de las organizadoras de la iniciativa dijo: «aquí hay niños en dificultades, pero a la Educación nacional no le preocupan los argumentos sobre el terreno, sino solamente las cifras».