El entrenador de River, Marcelo Gallardo, debió ausentarse del entrenamiento que el plantel realizó en el predio que el club posee en Ezeiza, debido a unos cálculos renales que lo obligaron a ser atendido en una clínica.

El DT «millonario» sintió molestias durante la jornada y fue atendido por los médicos del plantel, y luego de unos estudios se determinó que sufría dolores agudos en la zona renal.

Los médicos llevaron al DT a la Clínica Los Arcos de Palermo, en donde se determinó que Gallardo sufría cálculos renales, por lo que debió ser atendido con suero y analgésicos.

El director técnico quedó en observación, mientras que el plantel continuó con la práctica prevista para la jornada, en el River Camp.