Una noche de alcohol, drogas y sexo en un apartamento en la ciudad de Fort Lauderdale, en el condado Broward, acabó con una joven de 18 años muerta y sus seres queridos llenos de interrogantes.

Olya Langille, que se había mudado recientemente al sur de la Florida para perseguir su sueño de convertirse en una modelo profesional, fue encontrada sin vida el 26 de marzo en el apartamento de un doctor de 41 años del Broward Health North que había conocido la noche anterior.

Según la autopsia, a la que tuvo acceso NBC6, la joven modelo murió de una sobredosis accidental. Encontraron en su organismo restos de cocaína, éxtasis, fentanilo y Xanax.

Sin embargo, los familiares y amigos de Langille no parecen estar convencidos con la versión oficial.

Una persona supuestamente allegada pero no identificada publicó en la cuenta de Facebook de la víctima un mensaje en el que alega que el encuentro sexual entre la joven y el doctor no fue consensuado.

La persona pidió además la ayuda de quienes se hayan encontrado con la joven en sus últimos días de vida y pudieran tener alguna información relacionada con su muerte. “Por favor, mándenme un mensaje personal”, escribió.

El doctor Naval Parikh, el dueño del apartamento en el que murió Langille, dijo a las autoridades que él y la joven se conocieron la noche anterior en el bar Blondies, en Fort Lauderdale Beach Blvd, y empezaron a beber juntos, según NBC6.

Después, decidieron ir a su apartamento donde inhalaron cocaína, fumaron marihuana y tuvieron relaciones sexuales, agregó el hombre, que comentó que en el transcurso de la noche se fue a dormir al sofá y dejó a la joven durmiendo sola en la cama.