Combatientes sunnitas avanzan hacia Bagdad, ante la impotencia del ejército iraquí. Washington no descarta un ataque con drones. E Irán también advirtió que intervendrá.

Radicales islámicos sunnitas avanzan en un Irak sumido en el caos, con la mira puesta en la capital Bagdad, luego de haber tomado tres ciudades en los últimos días, arrastrando en el conflicto a las fuerzas kurdas para intentar recuperar esos bastiones, al gobierno iraní que aseguró que intervendrá en defensa de sus hermanos iraquíes, y a EE.UU. que amenaza con bombardear a los yihadistas.

En un claro ejemplo de que la situación se ha salido de control para el gobierno del shiíta Nuri Al Maliki, incapaz de frenar el renacer de la insurgencia sunnita, el parlamento iraquí ni siquiera logró quorum hoy para decretar el estado de emergencia en el país.

Y la realidad indica que los yihadistas sunnitas del Ejército Islámico de Irak y el Levante (EIIL O ISIL, según sus siglas en inglés), una organización brutalmente violenta que aplica tácticas terroristas,y crucifica y decapita a sus vícimtas (y que pretende crear un Estado islámico), están a sólo 90 kilómetros de Bagdad.

Según varios expertos, el EIIL está formado por ex miembros de los servicios de seguridad del presidente Sadam Hussein, derrocado por la invasión estadounidense en 2003.

Uno de los dirigentes del EIIL, Abu Mohamed al Adnani, llamó a los insurgentes a “entrar en Bagdad” y criticó a Maliki por “incompetente”, según una grabación audio del miércoles.

Ante la impotencia del ejército iraquí, Estados Unidos no descarta un ataque aéreo sobre los yihadistas. Y el presidente de Irán, Hasan Rohani, dijo que su país, de mayoría shiíta igual que su vecino advirtió que “luchará contra la violencia y el terrorismo” de los rebeldes yihadistas sunnitas, aunque no dio detalles sobre esta posible intervención.

Estados Unidos, que retiró sus tropas de Irak a finales de 2011 para apaciguar la ofensiva islamista después de ocho años de una fuerte presencia militar, se plantea varias opciones para ayudar a Bagdad, entre ellas un ataque aéreo con drones, según un responsable norteamericano. Pero ni Washington ni Londres desean volver a enviar tropas para un ataque terrestre.

El Consejo de Seguridad de la ONU se reunirá hoy a puertas cerradas para evaluar la situación.

Desde que los yihadistas tomaron el martes la provincia de Nínive y varias regiones de las vecinas Kirkuk y Saladino, Irak está sumido en el caos.

Hoy, las fuerzas kurdas iraquíes tomaron el control de la ciudad petrolera de Kirkuk, una ciudad multiétnica situada a 240 km al norte de Bagdad, para protegerla de un posible asalto de los yihadistas.

Los combatientes del EIIL, considerado por Estados Unidos como uno de los grupos “más peligrosos del mundo”, controlan desde enero varias regiones de la provincia occidental Al Anbar, entre ellas la ciudad de Faluya.

En Mosul, la segunda ciudad más grande de Irak, el EIIL retiene todavía a unos cincuenta ciudadanos turcos que secuestró en el consulado y el gobierno de Ankara amenaza al grupo con “severas represalias” si les ocurre cualquier cosa.

Además, medio millón de habitantes de Mosul han huido de sus casas temiendo por sus vidas y por la escasez en la ciudad.

(Fuente: Agencias)