La medida afectará a 16 millones de personas. Lombardía, Milán, Como, Brescia, Parma, Venecia y Módena son algunas de las más afectadas.

El Gobierno italiano aprobó en carácter de urgente hoy, un decreto que cierra 23 provincias del norte del país hasta el 3 de abril, por lo que nadie podrá entrar o salir de ellas a no ser que sea por motivos «graves o inaplazables» de trabajo o familiares.

La medida, que afecta a unas 16 millones de personas, abrca las provincias de la región de Lombardía: Varese, Pavía, Milán, Monza, Como, Lecco, Sondrio, Bérgamo, Lodi, Cremona, Brescia y Mantua); más las provincias de Parma, Piacenza, Rimini, Reggio-Emilia, Módena (en la región de Emilia-Romaña), Pesaro y Urbino (en la región de Marche), Venecia, Padua, Treviso (en la región del Véneto), Alessandria y Asti (en la región de Piamonte).

Según el decreto, se suspenden hasta el 3 de abril las actividades de deportes de invierno, eventos públicos, cierran los museos, los gimnasios, las piscinas, los teatros, los centros comerciales (solo los fines de semana), las discotecas, las salas de baile y fiestas, los pubs, los salones recreativos, las casas de apuestas y los bingos.

Se prohíben, además, las fiestas y los eventos públicos y bares y restaurantes sólo podrán abrir mientras los clientes puedan mantener una distancia de un metro entre ellos.

Se suspenden también las bodas civiles y religiosas, así como los funerales.