Con acuerdo del oficialismo y de la oposición y el apoyo del Concejo Deliberante Juvenil, los ediles de Jesús María sancionaron la ordenanza 3.857 que crea el “plan integral de prevención de la muerte súbita y de promoción de técnicas de reanimación y soporte vital básico para la comunidad”. Jesús María se declaró por esa vía como municipio responsable cardioprotegido.

Lo curioso es que la norma incluye la obligatoriedad de la realización de un curso sobre reanimación cardiopulmonar (RCP) a todas las personas que tramiten ante el municipio su primera licencia de conducir. Ya está todo dispuesto para que se pueda implementar de inmediato.

También estarán obligados a hacer el curso todo el personal municipal (planta política, empleados de planta permanente, contratados y locadores de servicios), los alumnos de 2° y 5° año de nivel secundario de todas las escuelas de la ciudad, los miembros del Concejo Deliberante y del Tribunal de Cuentas, y los prestatarios del transporte público de pasajeros (colectivos, taxis, remises, transportes escolares y acompañamiento terapéutico).