Johnny Depp le preguntó al público del festival de música y arte Glastonbury, que se festeja en el Reino Unido, quién había sido el último actor en asesinar a un presidente, refiriéndose de forma indirecta a Donald Trump.

Depp también se refería al actor John Wilkes Booth, quien asesinó al presidente Abraham Lincoln en 1865. La estrella de Piratas del Caribe, de 54 años, ironizó diciendo que no estaba calificado para el trabajo, porque él no era un actor. “Yo miento para ganarme la vida”, dijo.

Y siguió con un: “Ya pasó hace tiempo, puede que sea tiempo de que alguien lo haga de nuevo”. Depp fue invitado al festival para psesentar el filme de 2004 El libertino, el cual protagonizó.

Según el actor, Trump necesita ayuda y hay muchos lugares oscuros y maravillosos a los que puede ir. “Es solo una pregunta, no estoy insinuando nada. Por cierto, esto estará en los diarios. Será horrible. Me gusta que todos ustedes sean parte de esto”, finalizó.