Será desde la proclamación de su hijo como nuevo monarca, el jueves. El blindaje judicial es penal y civil por sus 39 años de reinado.

Por decreto ley, el gobierno español de Mariano Rajoy aprobó ayer los títulos y honores que les corresponderán a los reyes Juan Carlos, 76 años, y Sofía, 75, cuando su hijo Felipe, 46 años, asuma la corona española después de la abdicación de su padre el próximo jueves. Asimismo, confirmó que se elabora una norma para que el monarca tenga una protección legal especial cuando deje el trono.

Según se anunció oficialmente, los ex monarcas mantendrán sus títulos de reyes y recibirán el tratamiento de “majestades”. Los honores que se les tributarán serán iguales a los de su nieta Leonor, Princesa de Asturias, de 8 años, hija primogénita de Felipe y Letizia, 41 años, y heredera de la corona. Pero en el protocolo, los reyes Juan Carlos y Sofía se colocarán en un lugar inmediatamente posterior a la Princesa Leonor y su hermana, la Infanta Sofía de 7 años. El decreto establece esta medida con carácter honorífico y de forma vitalicia.

“Queremos que el día 1 (día de la proclamación de Felipe VI) esté todo perfectamente organizado y resuelto”, sostuvo la vicepresidenta Soraya Sáenz de Santamaría al finalizar la reunión habitual del Consejo de Ministros.

La vicepresidenta, que actúa como portavoz del Gobierno, confirmó que el ejecutivo está elaborando una ley para que Juan Carlos sea beneficiado por un “aforamiento” (protección legal especial) para cuando cese de ser monarca. Al dejar el trono, Juan Carlos perderá el beneficio de la inviolabilidad que le concede la Constitución y que ahora sólo alcanzará a Felipe VI. Añadió que el aforamiento será total para causas penales y civiles, superior al que suelen tener los políticos, legisladores y altos funcionarios del Estado.

Desde el Ejecutivo se subrayó que el blindaje será para ambos ordenamientos jurídicos, penal y civil. El matiz es importante porque Juan Carlos ha sufrido demandas de paternidad que no han sido admitidas en 2012 por dos juezas, precisamente por una inviolabilidad que ahora va a perder. La vicepresidenta reiteró que la inviolabilidad de Juan Carlos alcanzará a todos los asuntos vinculados a sus 39 años de reinado.