João Miguel tiene 19 meses y desde pequeño lucha contra la atrofia muscular espinal, una enfermedad neuromuscular, de carácter genético, que se manifiesta por una pérdida progresiva de la fuerza muscular.

La enfermedad no tiene cura y los padres y familiares del niño de 19 meses han logrado recolectar sumas millonarias para adquirir un medicamento que incluso no está disponible en los servicios de salud de Brasil.

Sin embargo, su padre Mateus Alves, que se encuentra desempleado, se robó más de la mitad del dinero y se lo gastó en prostitutas, drogas y alcohol, señala Mirror.

El hombre de 37 años llevaba más de un mes despilfarrando el dinero de su hijo cuando fue detenido por la policía y ya se había gastado más de $216 mil libras.

Cuando fue detenido en un hotel, encontraron en la habitación de Alves diversos artículos de lujo, que incluían relojes y ropa de diseñador, droga y dinero en efectivo. Su esposa Karine dijo que jamás pensó que Mateus podría hacer eso, ya que era un padre “dedicado y amoroso”.