Los padres de Mateo Rush, de 15 años, iniciaron el lunes pasado una campaña a través del sitio GoFundMe para solventar los gastos del tratamiento de su hijo en el Hospital Metodista de Houston, en los Estados Unidos

Mateo nació con atresia de las vías biliares, una enfermedad grave que puede provocar cirrosis del hígado o daño hepático, por lo que fue operado a los tres meses, según contaron sus padres, María Bonamico y Alejandro Rush.

Luego fue sometido a un trasplante de hígado cuando tenía 9 años y parecía estar libre de sus problemas de salud pero tres años más tarde los médicos le encontraron un linfoma post trasplante. La siguiente gran prueba para Mateo fue en 2016, cuando le detectaron un linfoma no hodgkin.

El chico afrontó ocho meses de quimioterapia hasta diciembre de 2016 pero sólo dos meses más tarde sus médicos afirmaron que el linfoma no había desaparecido y convinieron que el único modo de curarlo es atacar el virus que le produce el cáncer.

Por eso, Mateo se encuentra con sus padres en Houston y su campaña online ya recaudó 479 mil dólares de los 800 mil dólares que necesita para costear su tratamiento.