El primero impactó en el tórax y le perforó el pulmón derecho. El otro fue detrás de la cabeza, cuando la víctima ya estaba en el piso. Romina Aguilar fue asesinada hoy a la mañana en la puerta de su casa, en el barrio Faecap, de la ciudad de San Luis.

Las heridas que dejaron los proyectiles en el cuerpo de Romina Aguilar llevaron a suponer que la víctima había recibido más de dos disparos. Sin embargo, tras la autopsia, fuentes médicas confirmaron que Romina Aguilar recibió dos impactos, calibre 45.

Según la fuente, la primera bala ingresó por la parte superior izquierda del tórax, perforó el pulmón derecho, luego su brazo derecho y finalmente su mano izquierda que habría puesto como mecanismo de defensa. Ese proyectil fue encontrado en la escena del crimen.

El segundo disparo ingresó por detrás de la cabeza cráneo, al lado de la oreja. Le ocasionó la ruptura de orbita, salió por su ceja izquierda, y se incrustó en su mano derecha. La bala quedó alojada entre el índice y el pulgar.

La hipótesis médica señala que el primer disparo fue el que le ocasionó la muerte, por Shock hipovolémico, una gran hemorragia que ocasiona la muerte en pocos minutos. Por el impacto, Aguilar habría caído al piso boca abajo y en la agonía habría recibido el segundo tiro.

Además, analizan la probabilidad de que la victima haya tenido algunas semanas de embarazo.

Aguilar, de 32 años, fue asesinada este sábado a la mañana en la puerta de su casa, en el barrio Faecap, de la ciudad de San Luis.