Diez artistas de distintos rubros: músicos, actores, titiriteros y artistas plásticos montaron un espectáculo llamado “Metabolismo”. Es apto para  todo público y se presentará todos los fines de semana de la temporada de verano en el Parque Nativo de Potrero de los Funes.

Ellos tienen una particular forma de vivir, desde hace seis años aproximadamente todos viven en la ecoaldea llamada “Pangea”, un espacio ecológico de bioconstrucción que se encuentra en Estancia Grande, desde donde se proponen transmitir estas ideas y un cuidado del medioambiente a toda la familia.

Jimena López Kall, quien toca el bajo y hace acrobacias, cuenta un poco cómo surge la idea de este movimiento ya que estuvo en la primera escuela de circo y teatro que se ubicaba en calle Las Heras de la ciudad de San Luis, junto a Matías Giachino, actor, músico y clown. En ese lugar, que era un galpón ambientado y preparado, surgió lo que se llamó “la Escuelita”. Allí daban clases de acrobacias, malabares, teatro para niños y adultos. Matías recuerda cómo fue ese momento: “Empezamos hace mucho tiempo con un grupo de teatro que se llamaba  ‘El vuelo de los Trompos’ que realizaba funciones en plazas y teatros de la ciudad”.

Jimena explica que mientras estaban en la calle Las Heras tomó forma el proyecto de cambiar de vida y comenzar a hacerlo con una cuota de conciencia. Fue así que durante tres años se dedicaron a otros menesteres: construir las viviendas, después de ese lapso decidieron regresar y explicar a través del teatro el cuidado del medioambiente y los animales. “La obra tiene que ver con nuestra vivencia de salir y ver cosas, que encontramos en desuso y buscarles una utilidad; la vida de todos los participantes de esta obra está marcada por eso”, mencionó.

Carlos “Charly” Arias, presentador y titiritero, explica: “’La Escuelita’ se materializa como un espacio que viene pensado y desarrollándose desde el año 2007 y ahora estamos volviendo con mucha más fuerza porque queremos agregar más cosas: talleres, teatro, danza, música, yoga, y seguir abriendo cada vez más el espacio, sobre todo ofrecer un lugar de participación”.

Las canciones que se escuchan en el acto hablan sobre la basura, el uso de internet (una cita del zorro y la gallina que no se conocen en persona), los animales en libertad, y hasta una lombriz que cuenta cómo se fabrica el compos para hacer la tierra fértil.

Los integrantes de “La Bandina” (su significado es el análogo de una banda pequeña) son nueve en escena y un técnico: Alejandro Moyano en percusión; Matías Giachino en guitarra, voz, y acrobacias; Daniel Boggio, actor y artista plástico; Ronda Báez, acróbata; Daniel Amaya bajo y voz; Jimena López Kall bajo y acrobacias y Germán Rosales, saxo y accesorios.

Además, el grupo ofrece talleres de circo y acrobacia en tela todos los días. Es abierto para todo público. Los encuentros comienzan a las 18:00 en el Parque Nativo (en un domo ubicado en el lugar). Se paga por clase, con la opción de quedarse a presenciar la obra.

Ellos tienen una particular forma de vivir, desde hace seis años viven en la ecoaldea llamada “Pangea” en Estancia Grande.Ellos tienen una particular forma de vivir, desde hace seis años viven en la ecoaldea llamada “Pangea” en Estancia Grande.

Nota: Marina Menseguez.