La ucraniana Anna Muzychuk, doble campeona en las modalidades de partidas rápidas y relámpago de ajedrez, tomó la decisión de no participar en campeonato mundial por defender sus principios y no sentirse “una criatura secundaria”.

Muzychuk, de 27 años, anunció por medio de Facebook que no está dispuesta a someterse a las normas que rigen en ese país. “Decidí no ir a Araba Saudí. No jugar con las reglas de otros, no llevar abaya -la túnica larga que se lleva en los países árabes-, no tener que salir acompañada a la calle y no sentirme una criatura de segunda categoría”, dijo.

Los organizadores del torneo habían anunciado que daría permiso para que las mujeres pudieran jugar sin llevar la hiyab (velo que cubre la cabeza). Sin embargo, exigía el uso de trajes formales azul marino o negro, con camisas blancas, de cuello abierto o con corbata; y trajes de pantalón, con blusas blancas de cuello alto para mujeres.

Muzychuk aseguró estar triste, pero también estar muy segura de la decisión, que tomó por “principios”. En línea con ello subrayó que lo peor de todo es que tiene la sensación de que “a nadie lo importa” lo que está ocurriendo y lo que tendrán que vivir las mujeres que compiten.

La decisión de la ajedrecista ucraniana fue respaldada desde distintos sectores del deporte. La misma decisión tomó su hermana Mariya, también ajedrecista de alto nivel, quien ya había renunciado a jugar en la Copa del Mundo en Irán. “Estoy muy contenta de que compartamos el mismo punto de vista”, señaló.