El Tribunal Supremo de Justicia de Venezuela resolvió congelar las cuentas del presidente interino de la república designado por el parlamento, Juan Guaidó, y le prohibió comprar bienes muebles e inmuebles, así como salir del país.

El TSJ adoptó esa decisión, tras un pedido del fiscal general, Tarek Saab. Ni Saab pidió ni el TSJ determinó que recayera una orden de arresto contra Guaidó, pese a que el fiscal lo responsabilizó de haber «liderado toda esta acción que va en impedimento de la Constitución venezolana», en referencia a su juramento como presidente encargado.