La CTA Autónoma de la Argentina repudió el «golpe de Estado» en Bolivia contra el renunciante presidente Evo Morales y denunció «métodos de intimidación» para lograr la ruptura del orden constitucional.

«Sectores opositores han utilizado todos los métodos de intimidación para romper el orden constitucional en el hermano país», manifestó la central sindical mediante un comunicado.

«Autoridades, funcionarios, movimientos sociales, campesinos, indígenas y populares, así como periodistas han sido foco de las agresiones de grupos fascistas», señala.