La esposa del ex rugbier italiano Andrea Benatti asesinó a sus dos hijos en la localidad de Suzzara, en el norte del país, y luego intentó suicidarse pero un pastor logró salvarla.

Según el diario La República, Antonella Barbieri asfixió con una almohada a su hija de 2 años y luego llevó a su hijo, de 5, con su auto hasta un descampado, donde lo apuñaló en el corazón.

Tras cometer los crímenes, la mujer se clavó el arma blanca en el vientre con intenciones de quitarse la vida. Sin embargo, un pastor que pasaba por el lugar vio en el interior del vehículo el cuerpo ensangrentado de un menor tapado con una manta y, junto a él, a la madre herida.

Cuando la policía le informó lo ocurrido a Benatti, el ex rugbier fue hasta su casa y se encontró con una imagen desgarradora: la criatura estaba muerta sobre la cama matrimonial.

Barbieri, de 39 años, se encuentra internada en un hospital con pronóstico reservado pero sus signos vitales son estables. Según trascendió, tenía problemas psicológicos debido a una carrera frustrada como modelo.