LA FISCALÍA EGIPCIA SOLICITÓ HOY AL TRIBUNAL DE CASACIÓN QUE RECHACE UN RECURSO QUE PIDE ANULAR LA CONDENA DE TRES AÑOS DE PRISIÓN CONTRA EL EX PRESIDENTE Y SUS DOS HIJOS, ALAA Y GAMAL, POR APROPIACIÓN DE FONDOS PÚBLICOS RESERVADOS PARA LOS PALACIOS PRESIDENCIALES.

Una fuente judicial dijo a la agencia EFE que la Fiscalía hizo la solicitud en una sesión del máximo tribunal que deberá dictar una sentencia definitiva en esta causa.

Alaa y Gamal obtuvieron su libertad en octubre pasado luego de pasar más de tres años encarcelados bajo prisión preventiva por esta y otras causas judiciales.

El ex mandatario y sus dos hijos fueron condenados a 3 años de cárcel el 9 de mayo pasado por el Tribunal Penal de El Cairo, en la repetición del juicio de por estafa vinculado a los palacios presidenciales.

También fueron condenados al pago de una multa conjunta por unos 17 millones de dólares, la misma cifra de la que se los acusa de haberse apropiado indebidamente.

Por su parte, la defensa pidió que se acepte el recurso y se absuelva a todos los acusados, informó la agencia oficial de noticias MENA.

Aunque el Tribunal de Casación confirme la pena, los hijos de Hosni Mubarak no irán a la cárcel al haber transcurrido ya más de 3 años entre rejas. A pesar de ello, al tener antecedentes penales se los privaría de derechos políticos y la posibilidad de ser funcionarios públicos a futuro.

Mubarak, de 87 años, lleva ya detenido más de 3 años, la mayor parte del tiempo bajo vigilancia en el Hospital de las Fuerzas Armadas de Maadi, debido a su deteriorado estado de salud.

La Fiscalía acusó a Mubarak, en calidad de servidor público como presidente del país, y a sus dos hijos de apropiación indebida en los presupuestos generales de los palacios presidenciales, entre 2002 y 2011.

La repetición del juicio se produjo después de que, en el pasado mes de enero, el Tribunal de Casación anulara la sentencia anterior de la Corte Penal, que condenaba a Mubarak a 3 años de prisión y a sus hijos a 4 años cada uno al considerar que no se respetaron los procedimientos legales oportunos.

Su abogado, Farid al Dib, pidió la repetición del juicio bajo el argumento de que el caso “fue inventado” bajo el gobierno de los Hermanos Musulmanes (2012-2013) y consideró nulas las investigaciones oficiales.