La Corona Británica está que arde: luego del anuncio realizado por el príncipe Harry y su esposa Meghan Markle se supo que la reina Isabel II, su hijo Carlos y el príncipe Guillermo se enteraron por los medios de la decisión del segundo hijo de Lady Di de tomar distancia de la monarquía.

Según publicó el diario The Sun, los duques de Sussex no consultaron a la soberana ni al príncipe Carlos de Inglaterra sobre sus planes de abandonar sus funciones de primer rango como miembros de la familia real británica para pasar más tiempo en Norteamérica. Fuentes del Palacio de Buckingham aseguraron que la reina sintió “decepción» por la decisión de su nieto.

“El nivel de engaño fue asombroso y todos sienten que han sido apuñalados por la espalda. Incluso su propio personal advirtió en contra de que hicieran esto público hasta que realmente se discutiera adecuadamente con la familia», aseguró una fuente de la corona británica al diario Daily Mail.

Minutos después de la publicación en redes sociales de Henry y Meghan, el Palacio de Buckingham publicó un frío comunicado en respuesta al de los duques: «Comprendemos su deseo de iniciar otro camino, pero son cuestiones complicadas que requieren tiempo” .

Según el mismo medio, la reina quedó “profundamente molesta” por el anuncio y William «estallaba de ira”. Además, catalogaron la situación como una «declaración de guerra contra la familia”.

LA DECISIÓN DE MEGAN Y HARRY

«Después de muchos meses de reflexión y discusiones internas, hemos elegido iniciar una transición este año y empezar a labrarnos progresivamente un nuevo papel dentro de esta institución», dice el comunicado difundido por los Duques de Sussex. «A partir de ahora queremos equilibrar nuestro tiempo entre el Reino Unido y Norteamérica», añadieron.

La familia real británica vivió en 2019 un año turbulento. Harry y Meghan, duques de Sussex, pasaron las Navidades en Canadá tras quejarse públicamente de la excesiva presión de los medios de comunicación. Los duques y su recién nacido Archie pasaron las fiestas con la madre de Meghan, Doria Ragland.