Este jueves se vivió un nuevo episodio de la iniciativa artística que busca fomentar los valores de la Puntanidad. Durante más de una hora, el grupo folclórico hizo disfrutar a todos los presentes, quienes se acercaron hasta el Salón Blanco, con la interpretación de canciones tradicionales en los ritmos de zambas, gatos, chacareras e instrumentales. El próximo martes, con entrada libre y gratuita, se presentará el grupo de rock La Nona.

Minutos antes de las 17:00, el Salón Blanco comenzó a recibir al público, entre ellos se apersonó el gobernador Alberto Rodríguez Saá. La gente se acercó con expectativa y entusiasmo de participar de un nuevo concierto del Ciclo Cultural.

Gustavo Quiroga (voz y bombo), José Roble (guitarra y voz), Miguel Aguilera (batería), Fabián Castillo (bajo), David Gonzales (1ª guitarra) y “Johnny” Ojeda (teclados y acordeón) subieron al escenario, decorado con una alfombra roja, paneles negros y luces de colores, y comenzaron a transitar por el recorrido musical de los ritmos tradicionales del país.

El show empezó con una versión melódica de “Zamba para olvidar”, donde sobresalieron los teclados con sonidos de bandoneón de Ojeda, los punteos de Roble y la interpretación a dúo del guitarrista y Quiroga, lo que produjo la emoción, sorpresa y aclamación de todos los presentes.

“Es un honor y placer estar aquí”, dijo el cantante principal, y agregó: “Agradecemos al Gobierno de la provincia y la organización por darnos esta oportunidad a este grupo tan nuevo y humilde”.

Los artistas folclóricos, tras pertenecer a distintos grupos musicales de diversos géneros (folclore, tango y rock), decidieron unirse y formar La Juntada Folk; de allí el nombre de la banda.

“Luna de abril”, “Vuelve”, “Pa’ mi cuyana”, “El marucho”, “A los ojos más bellos” y “Sin ti no valgo nada” fueron algunas de las canciones que interpretó la banda, y que hicieron disfrutar, cantar e incluso bailar a varios miembros del público.

“Este temita que vamos a tocar ahora es muy particular para mí, porque creo que nos ayuda a recordar a aquellas personas que hemos querido y ya no están”, mencionó Quiroga, y a continuación entonaron “Las manos de mi madre” de Víctor Heredia, produciendo la emoción de los presentes.