El Juzgado Federal de San Luis hizo lugar, este mediodía, a una medida cautelar presentada por el gobierno provincial. Las empresas que brindan el servicio no podrán cortarle el gas a ninguna persona que no haya pagado la factura hasta el momento. Deberá refacturar las boletas con tarifas desmedidas, y establecer el tope de aumento en 70 por ciento.

El Juzgado Federal de San Luis, hizo lugar hoy cerca de las 13,  a una medida cautelar impulsada por el gobernador Alberto Rodríguez Saá  y le puso freno al tarifazo de gas en la provincia. A partir del fallo, las empresas proveedoras no podrán cortarle el suministro a ningún cliente que no haya pagado la boleta hasta el momento, invalida las boletas facturadas con alzas desmedidas y le pone un tope al aumento que llega al 70 por ciento.

El trascendental fallo fue informado este miércoles a las 14:30 en una conferencia de prensa encabezada por el Gobernador junto al fiscal de Estado, Eduardo Allende, la ministra de Hacienda Natalia Zabala Chacur y otros funcionarios.

La medida va a alcanzar a la totalidad de los usuarios de la provincia, sin importar si son domiciliarios, empresas, hoteles, nadie deberá abonar el aumento desmedido. Los usuarios deben  desestimar las facturas con incrementos exorbitantes, sin miedo a cortes, ya que también están prohibidos por  la Justicia.

El gobernador Alberto Rodríguez Saá  relató los inconvenientes que acarrea la provincia  “los problemas de San Luis no son sólo las tarifas, sino también la actitud descomedida que tiene ECOGAS y ENARGAS con la provincia”.

“Cuando parecía que la solución iba a venir para todos, la declaración del ministro del Interior fue un principio de solución sólo para las provincias de la Patagonia, lo cual volvió a caldear los ánimos, lo que hizo que se llamara a una nueva reunión que se realizará mañana”, mencionó Alberto Rodríguez Saá, y agregó: “El Gobierno nacional nos plantea una política de ‘buenos vecinos’, donde a nosotros nos adjudican el rol de ‘buenos’ y ellos son los ‘vecinos’”.

“Los usuarios no tienen que pagar la factura exagerada; el que la pagó tiene que reclamar la devolución de la diferencia entre el monto resultante del 70% de incremento y el total erogado, y no le pueden cortar el gas”, concluyó el gobernador.